facebook <Twitter/a> instagram Youtube Flickr Linkedin Google+ RSS MIC

Combustibles no Convencionales

Sobre la Dirección

Sobre la Dirección

La Energía No Convencional es la que está en proceso de desarrollo y cuyo uso masivo aún es limitado debido a los costos para su producción y su difícil forma para captarlas y transformarlas en energía eléctrica.

Sin embargo, la energía no convencional es menos dañina al medio ambiente, será menos costosa si tomamos en cuenta el ritmo que lleva la convencional, al tiempo que amplía el abanico de posibilidades de generar nuevas energías.

Entre las energías no convencionales tenemos la energía solar, la energía eólica, la energía química u otras formas de energía que se pueden crear.

Dentro de las que más se están utilizando tenemos la energía nuclear, la energía solar, la energía geotérmica, la energía química, la energía eólica y la energía de la biomasa.

Tanto la energía convencional como la no convencional constituyen una necesidad en el mundo moderno del cual el ser humano no puede prescindir, y debido a la escasez, el costo, el agotamiento, la captación y la contaminación, se le debe dar seguimiento a la evolución de cada uno de estos tipos de energía.

En virtud de su importancia no se debe priorizar su costo de instalación ni el precio por KHH, sino la oportunidad de tener la energía para un determinado fin.

Las estimaciones para el total mundial de las reservas recuperables de carbón (definidas como el contenido de las capas de más de 30 cm de espesor y situadas a menos de 1.200 m de profundidad) son de unas 700 Gt, que equivalen a 250 años al ritmo de extracción de mediados de la década de 1980 (2,8 Gt/año).

Las mismas estimaciones para el petróleo varían entre 2.400 millones de toneladas equivalentes de petróleo (1 TEP = 10 millones de kcal), con una probabilidad de 0.9 y 6.400 millones de tep, con una probabilidad de 0.05, que representan entre 50 y 120 años al ritmo de extracción de mediados de los 80.

Es decir, en cualquier caso el ciclo del petróleo será mucho más corto que el de carbón. Y lo mismo ocurre con las reservas de gas, cuyo ciclo será mucho más corto que el del petróleo.